Seleccionar página

Entrevista en Cadena Ser – Contigo Dentro
Fecha: 03-03-2016

Para recibir un masaje genital lo primero que hace falta es abandonarse y dejarse llevar. Lo segundo, y quizás lo más importante, es apartar las prisas y los prejuicios para conseguir experimentar todas esas sensaciones sin necesidad de obesionarnos con la idea de llegar al orgasmo. Esas son las premisas de las que parte Sergio Fosela, sex coach, terapeuta sexual y es especialista en energía sexual.

«Estamos muy acostumbrados a masturbarnos de una forma, cuando llegamos al orgasmo repetimos un patrón y nos olvidamos del resto de los genitales. Eso es un desperdicio porque cuando estás en pareja y te intentan hacer algo distinto a lo que estás acostumbrado para llegar al orgasmo no llegas.»

El fin del masaje genital es experimentar nuevas sensaciones, se trata de masajes para desarrollar y potenciar la energía sexual, pero ¿qué es la energía sexual?. «La energía sexual es una energía creativa y creadora. La podemos desarrollar por nosotros mismos y potenciarla. Lo bueno de trabajarla en pareja es que te aprovechas de los beneficios con otra persona, pero siempre se desarrolla individualmente».

Los beneficios de trabajar la energía sexual son muchos: individualmente nos ayuda a mejorar nuestra salud y nuestro bienestar. De hecho, tal y como explica Fosela, un bloqueo de nuestra energía sexual puede incluso manifestarse en nuestras emociones. «Nuestro frenético ritmo de vida nos hace bloquear la energía sexual. El gran enemigo es la genitalización de las relaciones sexuales«.

Ese bloqueo también puede estar provocado por los estereotipos que nos marca la sociedad, que son una fuente de frustración, «cuanto más pendientes estamos de esto menos sentimos». Sergio Fosela imparte talleres de masaje genital tanto masculino como femenino y está al frente de Terapiasexitiva.com.

Fuente: cadenaser.com