Seleccionar página

Llevo escuchando en los últimos meses, sobre todo desde que acudo más a menudo a charlas donde se debate sobre sexo, que el porno tiene la culpa de la confusión que existe en la sexualidad del individuo moderno. Sobre todo en los hombres, aunque últimamente el consumo de porno por parte de las mujeres también ha generado algún tipo de “problema” en ellas.

Cada vez que se comenta que un hombre no sabe cómo “comerse” un coño, el porno tiene la culpa. Si es un bruto en la cama, el porno tiene la culpa. Si no sabe practicar sexo anal, sino que va a “enchufarla” como un coño cualquiera, el porno tiene la culpa…

Está claro que el porno no es un gran ejemplo de sexualidad, pero es que tampoco creo que esa haya sido ni sea su pretensión. El porno siempre ha intentado incitar más a la excitación y al consumo que a dar clases de nada.

Para mí el porno, descubierto a la tierna edad de 12 años, me enseñó no sólo qué era un coño, sino que eran unas tetas siliconadas y que el sexo no era nada de lo que había inocentemente imaginado hasta entonces. Me llevó a querer explorar mi propia sexualidad mientras me masturbaba en compañía de otros 4 o 5 preadolescentes salidos. El porno no me hizo creer en ningún momento que un coño se comía de lado o que se debía follar haciendo el pino. Solamente me excitaba y despertaba en mí una curiosidad enorme por el sexo y de cómo sería realmente. Con 12 años entendía perfectamente que eran actores y que al igual que no existía un señor con calzoncillos y capa que volaba salvando el mundo por ahí, esas películas también contaban con gran parte de ficción.

Yo no creo que la mayoría de hombres y mujeres se traguen que eso es tal y como lo pintan. Y que deben reproducirlo así cuando estén con una pareja. Me niego. Otra cosa son los trastornos derivados del consumo excesivo (como no conseguir el orgasmo o la erección sin ver una peli porno, entre otros muchos). Y como dice mi amiga @LolaPoch “El porno no es ni bueno ni malo, es una ficción más. Pero si basamos nuestra sexualidad en él, entonces ahí tenemos el problema.”

De hecho, comportarse como un bruto, permitir que te traten como en una película porno, y creer que todo eso es verdad no es ningún trastorno. Se llama FALTA DE COMUNICACIÓN en la pareja. E incluso si me apuras, comodidad por parte del hombre y falsa empatía por parte de la mujer.

Algunos hombres sólo sienten (sobre todo al pasar el tiempo) ganas de descargar los huevos, no sienten amor, ni ganas de jugar, ni ganas de pasar un buen rato masajeando, besando o acariciando a su pareja. Sólo quieren correrse y cuanto antes mejor. Así pueden aprovechar a dormir más. Los hombres a los que se les acusa de que ven mucho porno y por eso son así, en realidad son personas emocionalmente bloqueadas; o machistas en otros casos pero ahí creo que no hay nada más que hacer que mandarlos a la mierda (esto es una opinión muy personal). El machismo sí que hace mucho daño a la sexualidad y no el porno.

Y las mujeres, pues se excusan en que no quieren herir a sus parejas diciéndoles nada, que no quieren que piensen que son malos amantes, que ceden a diversas prácticas “por amor” hacia ellos etc etc. Y después como mujeres insatisfechas buscan amante fuera.

¿Pero luego que ocurre? Que el hombre hace daño, o se le va la mano por falta de experiencia y conocimiento, etc y lo único que se termina haciendo es precisamente no hacerlo más. La práctica sexual que sea.

Y de esa falta de comunicación ¿También tiene la culpa el porno? Pues yo creo que la tiene la sociedad y la educación. Que da por supuesto que el hombre debe saber todo en cuestión de sexo y la mujer dejarse hacer por el hombre. Y aún a día de hoy existen muchos casos así.

Está claro, y no vamos a negarlo, que el porno está enfocado mayoritariamente al hombre (por la creencia absurda de que el hombre se excita visualmente y la mujer no) y por esa razón hay algunas cintas que tratan a la mujer como objetos puros de deseo y sin voluntad… pero joder, creer en eso es querérselo creer; no se puede dar por hecho que es así. Además que el porno de hoy día ha evolucionado muchísimo y se ha especializado (siendo muchas producciones de gran calidad) por lo que tampoco se le puede ya tachar de ser misógino o sexista. Hay de todo y para todos los gustos. Así que dejando a un lado el machismo (porque me caliento y vamos a suponer que eso está superado) y el egoísmo propio de algunos hombres (por no decir de muchos) no veo culpa en el porno más que de enseñarnos que se pueden hacer tríos, dobles penetraciones, que existe el squirt, el bondage, el sado… que hay circunstancias que pueden ponernos cachondos y no lo sabíamos… De hecho yo no sabía que se podía hacer sexo anal hasta que lo vi en una película porno con aquellos 12 años. Simplemente aprendemos que si ahí lo hacen, por qué no se va a poder hacer en la vida real. Pero una cosa: Creo que si algo nos diferencia del animal es el sentido común. Si vamos a probar una cosa y vemos que no está saliendo igual a la peli, para, piensa, ¡habla! y busca alternativas. Pero tanto el hombre como la mujer: ¡COMUNICACIÓN e INFORMACIÓN!

El hombre no cree que la vida real sea como en las pelis porno. El hombre simplemente es cómodo, y quiere llegar al objetivo final sin pasar por el proceso. Le enseñaron a creer que lo saben todo y pecan de ignorancia. Si no, escuchen a algún hombre cuando ve una peli y sale un tío con una polla de 23cm… “Eso es mentira” dicen… ahí tienen la prueba…

Falta mucha educación sexual en ese aspecto. Se enseña a usar condones, a que existe la pastilla “del día después”, que hay que protegerse de las ETS y cuáles son, que los chicos tienen pene y la mujer vulva y vagina… pero ninguna charla dice: “El sexo es descubrimiento. El porno te enseña lo que se puede hacer, pero no cómo se logra.”

Y si no, señores de la industria pornográfica, por favor. En los créditos iniciales pongan:

“Las siguientes imágenes que van a ver a continuación, es pura ficción. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”

Más comunicarse y mucho porno. ¡Sed Sexitivos!